martes, 22 de noviembre de 2011

Doro: 16 de octubre de 2011

Para empezar esta entrada voy a reventar el final porque si no lo digo reviento: ¡¡conocí a Doro en persona!! Podría decirse que ha sido el momento cumbre en mi relación con el heavy metal porque he conocido a una estrella del gremio. Y todo se lo debo a mi novia, he contraído con ella una deuda difícil de pagar.

Todo empezó con un concurso que sacó mi web favorita para informarme sobre todo lo relacionado con el mundo del metal: www.rafabasa.com. Consistía en responder cuál fue el anterior grupo del que formó parte Doro antes de ingresar en Warlock, y si acertabas entrabas en un sorteo de tres entradas meet & greet. Así que lo busqué en internet, mandé el pertinente correo, y le dije a mi novia que también lo enviara porque así tendríamos el doble de posibilidades. Y el viernes 14, unas horas antes de ver a Edguy, ella recibió la notificación de que le había tocado una de las entradas meet & greet y que debía pasar a recogerlas en taquilla el día del concierto. ¡Qué fuerte! Y ella sabiéndome tan fan del mundo metalero me la ofreció sin dudarlo. Así que estuvimos dos días viviendo en la especulación sobre si me dejarían entrar a mí en su lugar o, en el mejor de los casos, a los dos. Al final fue a mí solo. A continuación pongo la entrada firmada que obtuve de mi visita al camerino (y que por fortuna no fue lo único ni lo mejor)

La pongo bien grande para que veáis la firma: To Javi with love, Doro Pesch

Nada más entrar al concierto nos acercamos a la taquilla y hablamos con el encargado de llevar estas cosas. He de decir que desde el primer momento me pareció un poco imbécil y al final terminó por corroborarme que es un gilipollas integral: un don nadie que se cree importante por controlar quién puede entrar al camerino y quién no y está continuamente amenazando con que no entraría nadie si no le obedecemos todos sin rechistar. Pero por fortuna conseguimos el objetivo de que cambiar la entrada meet & greet de dueño. Ahora tocaba recordar lo que llevaba todo el fin de semana pensando que quería decirle/preguntarle y a la vez disfrutar del concierto.

Pero vayamos por partes: primero los teloneros.Se llamaban Merendine, y me gustó su puesta en escena: con las máscaras de la película "V de Vendetta". Lo que ya no me gustó tanto fue su música, nu metal muy duro, que a mi parecer no pegaba mucho con lo que vendría después. El cantante, a pesar de ser posiblemente el músico más obeso que he visto en mi vida, tenía una voz muy adecuada para el estilo que tocan. A quien le guste este estilo le gustará este grupo, lo recomiendo.


Aunque tocaron unas diez canciones, al ser cortas, no se hizo muy pesado. Y como de costumbre, tocó esperar algo más de media hora a que los miembros del staff (no me gusta llamarlos pipas) cambiaran todo (excepto la batería que ya estaba montada al fondo cubierta por una tela negra).

Y comenzó el espectáculo. Primero salieron todos los músicos instrumentales y comenzaron a tocar Earthshaker Rock mientras Doro se asomaba por la puerta que da al pasadizo que lleva al camerino que más tarde tuve la suerte de conocer.


Hay que reconocer que la mujer lo sigue dando todo a pesar de la tupa de años que lleva subida a un escenario. Y se nota que se sigue emocionando, le encanta lo que hace. Siempre que podía nos daba las gracias con alguna palabra suelta que sabía en castellano pero sobre todo en inglés, y dado su cerrado acento alemán y su gravísima voz era difícil entenderla.

La verdad es que fue muy difícil hacerle fotos que salieran enfocadas porque no paraba de moverse, y eso que arrastraba un fuerte catarro. Leí que antes de la gira tuvo que estar unos días sin hablar para recuperar la voz y durante el concierto no paró de acercarse al pie de la batería a sonarse los mocos (tenía allí una caja de pañuelos, como podéis ver en la foto de arriba). Y no sé si se debió al constipado o a que sólo lo hace en estudio, pero, a pesar del chorro de voz que gasta, eché en falta prácticamente todos los agudos en las canciones.


Por desgracia no he encontrado el setlist exacto por ningún lado, y apuntármelo yo ya era demasiado (ya lo hice en el último concierto de Primal Fear y entre eso, hacer fotos y vídeos y disfrutar del concierto, no daba abasto), así que simplemente pongo el setlist del día después en Bilbao modificándolo para que coincida más o menos con las que recuerdo que tocaron:

Earthshaker Rock
I Rule The Ruins
Fight For Rock
Running From The Devil
Burning The Witches
The Night Of The Warlock
Burn It Up
Egypt (versión de Dio)
Without You
Metal Racer
Raise Your Fist
True As Steel
Haunted Heart
Solo de batería
You're My Family
Für Immer
Wacken Hymne (We Are The Metalheads)
Hellbound
Unholy Love
All We Are
Breaking the Law (versión de Judas Priest)
East Meets West


Ahora dejo, como de costumbre, los vídeos que grabé, pero la cosa sigue más abajo porque por primera vez en mi vida el espectáculo no terminó al acabar el concierto, aún me quedaba lo más emocionante.







Y en teoría llegó el momento. Apareció por allí el subnormal encargado de controlar a los que íbamos a entrar al camerino dando voces e intentando movernos de un lado para otro según le iba pareciendo sin ton ni son simplemente para acojonarnos porque se ponía a vociferar y amenazarnos con que no íbamos a entrar cuando le obececíamos despacio. Visto el carácter del tío la verdad es que creo que me la jugué preguntándole si mi novia podía entrar conmigo, a lo que evidentemente respondió con un rotundo no. Y como nos dijo que tendríamos que esperar entre media hora y tres cuartos para entrar (el grupo se tenía que duchar) y era domingo por la noche, mi pobre chica se tuvo que ir solita a casa porque además empezó a echar de allí a la gente que aún no se había ido de malas maneras dando también órdenes a los seguratas (luego quedaría demostrado que ese anormal allí ni pinchaba ni cortaba nada).

Así que durante el rato de espera con la otra gente que tenía también entrada meet & greet o eran amigos del grupo pudimos ver la parte menos glamurosa del mundo del espectáculo: los miembros de staff desmontando y embalando todo. Uno de ellos trajó una pila de pizzas pequeñas de Telepizza y lo llevó al camerino. Por fortuna la espera se hizo más amena cuando los miembros del grupo que se terminaban de duchar salían a vernos: el primero fue el bajista, una mezcla de Mario Vaquerizo y el monstruo de Frankenstein, pero súper majo. Cuando me saludó le felicité por el concierto y poco más, y la verdad es que se quedó un poco cortado porque no le pedí ni un triste autógrafo, jajaja. Yo estaba allí para ver a la jefa. También salió el guitarra solista, al que felicité con algo más de efusividad, pero también se quedó un poco cortado porque tampoco le pedí nada, ni siquiera una foto. Los últimos que aparecieron por allí fueron los miembros de Merendine, a los que ni me acerqué.

Finalmente una mujer morena bajita con mechas violeta que pululaba por allí resultó ser la asistente personal del grupo, y ella sí que era la que decidía quién entraba y quién salía. En cuanto empezó a mover a la gente el subnormal que nos tenía de los nervios desapareció como por arte de magia. De los que íbamos a entrar primero dio paso a un chaval que apenas superaba los veinte años, con pelo largo, aparato, acné incipiente, y toda la pinta de ser el típico fan con fervor adolescente, puesto que llevaba un bolso con todos los discos en vinilo que habían salido de Doro para que se los firmara, según me dijo. Tardó bastante en salir, así que debió dejar a la pobre alemana con dolor de muñeca.

Y llegó mi turno. Entré detrás de la mujer morena bajita con mechas violetas por los angostos pasillos de detrás del escenario de la sala Heineken. No imaginaba que serían tan estrechos y llenos de escaleras. Al llegar a la puerta del camerino (suena como si estuviera lejos, pero estaba a 4 metros) ella se asomó dentro y me dijo que esperara dos minutos. Entró y empujó la puerta pero no se cerró del todo y pude ver a un miembro del staff (un tío bastante repulsivo) masticando pizza con la boca abierta sentado en un banco mirándome. Intenté evitar el contacto visual directo por si se le cruzaban los cables y le daba por impedirme entrar, tenía miedo de que se pareciera al retrasado mental que he mencionado antes. Me llamó la antención el curioso olor que salía del camerino, pero al estar mezclado con humedad supuse que se trataría de algún tipo de jabón o colonia.

Instantes después se me dio permiso para entrar. Nada más entrar me quedé parado mirando dentro. La verdad es que esperaba algo como lo que había visto en fotos o vídeos, al grupo o al menos a ella sentada en una mesa medio preparada para recibirme, pero ni muchísimo menos. Allí cada uno estaba a lo suyo, colocando su ropa, secándose el pelo, etc... Como yo no quería molestar me quedé quieto unos instantes esperando a que alguno me hiciera caso, no quise abordar a nadie, pero la mujer morena bajita con mechas violetas me señaló a Doro y me dijo "She's there". "Ya, si ya la había visto, pero como está ocupada no me he acercado para no molestar", pensé. Pero ya que las cosas había que hacerlas así, adelante.

Lo que hablé con ella lo dejo para el final puesto que es lo mejor. Ahora pongo las fotos que me hice con el grupo porque me estoy dando cuenta de que la parrafada se está convirtiendo en infumable.





Sólo salen el bajista y el guitarra solista (a parte de Doro) porque el batería estaba en la ducha (la puerta que está detrás de nosotros) y del guitarra rítmica no tuve noticias (aunque tal vez le confundí con algún miembro de staff). El caso es que si era la otra persona que estaba en el camerino, no se quiso poner para la foto.

Cuando salí del camerino volví a la zona del escenario para irme pero me indicaron que para salir tenía que volver al pasillo angosto e irme por la puerta de atrás porque la principal ya estaba cerrada. También se me dijo que cerrara la puerta al salir, lo cual en ese momento no comprendí bien. Al salir a la calle me encontré con un puñado de gente esperando la salida del grupo (reconocí a varios que fueron echados como mi novia de malas maneras) que se giraron espectantes hacia mí al abrir la puerta. Al comprender lo que estaba pasando (y las sabias palabras del que me indicó la salida) tiré de la puerta para asegurarme que se cerraba. Mientras me abría camino entre ellos me preguntaron si había seguratas dentro y les dije que sí, que varios. Tenían intención de irrumpir así por las buenas y entrar hasta la cocina si les dejaban. Y menos mal que no les dejé porque allí de seguratas nada de nada, se hubiera liado la marimorena. Pero los músicos nos protegemos entre nosotros. ¡Me deben una!

Y no fue hasta el día siguiente cuando descubrí el MILAGRO, porque no se puede denominar de otra manera. Prácticamente desde que terminó el concierto hasta que salí de la sala mi cámara, que llevaba en el bolsillo, ¡se encendió sola y se puso a grabar! ¡Así que tengo toda mi conversación con Doro grabada en audio! Os dejo el enlace y debajo la transcripción:

http://www.goear.com/listen/84703f6/meet-greet-with-doro-pesch-in-madrid-doro

Asistente de Doro: Ok (me deja pasar)
Yo: Hello
Doro: Hi, how are you?
Yo: Hi, nice to meet you, great job
Doro: Have you like it?
Yo: Great sound. You are... ill, right? I saw you with the tissues...
Doro: Yeah, yeah, yeah, but...
Yo: It doesn't matter, you sound great
Doro: Oh, good, so good
Yo: You were... (gesto de agacharse y sonarse los mocos) Bad luck
Doro: Yes, always, always
Yo: I think I've never see an artist so passionated on stage
Doro: Yes?
Yo: You're always moving, always "hey, hey".
Doro: Yeah
Yo: There are some singers that... when the guitar solos they get bored, but you're always looking to us, talking to us
Doro: Yeeeeah, yeeeeah
Yo: Great, great, great, I love it, I love it
Doro: I love the fans
Yo: I read your interview on a Spanish... the name... I don't remember... at the... Rafa Basa
Doro: Yeah, Rafa Basa, yeah, yeah, yeah, yeah
Yo: and, and they gave me this (enseñándole el pase del Meet and Greet)

Doro: There you have your baby guitar
Yo: We don't need guitar players... anymore. (Le enseño la entrada) Do you have a pen?
Doro: Oh, wow. (se agacha a cogerlo) What's your name?
Yo: Javi
(se agacha a coger un papel en sucio para que se lo escriba antes, pero me anticipo y se lo deletreo)
Yo: J, A, no, J, V, I
Doro: Ah, OK
Yo: (mientras lo escribe) A... V... I...
Doro: Yei...
Yo: Javi
Doro: Javi (y sigue escribiendo, mientras entra otra chica al camerino y se pone a hablar con los otros miembros de la banda)
Yo: Thank you very much. Can we take a pic?
Doro: OK
(Doro se pone a bromear con los demás y no me enteré de lo que decían porque estaba encendiendo la cámara y dándosela al bajista)
El bajista: ready? right... one more. Should be a flash?
Yo: Yes. Push, push longer.
El bajista: I try... (me da la cámara)
Yo: No, it didn't work. Please try again and push longer the button
El bajista: Push longer, OK. I push really longer... here we go. Ah!
Yo: Ah! ah
El bajista: Yeah, yeah
Yo: Now it worked.
El bajista: Oh, it's great. Cool.
(Le enseño la foto a Doro. El bajista se coloca a mi lado esperando que alguien nos haga una foto a los tres. Doro les pide a los demás que se pongan para otra foto y le doy la cámara a la otra fan que entró antes)
Doro: Ok, are you ready?
(El batería se asoma por la puerta que hay detrás de nosotros que resulta ser una ducha, pero se vuelve a esconder porque va sólo con una toalla)
Yo: Everybody together, a picture. You have to push long
(Después la fan me devuelve mi cámara, le da la suya a un miembro del staff y se coloca con nosotros para otra fotos)
Yo: Just one more question, could you get back some stuff from your New York house?
Doro: Most of the stuff was... destroyed, you know, but...
Yo: When I read I it... (me llevo las manos a la cabeza) Oh, my God
Doro: Yeah, yeah, yeah...
Yo: You should store your stuff in Germany, because they, they...
Doro: I have another place in Germany too where I have more stuff there
Yo: Oh, not all
Doro: Yeah, not all (...)
Yo: Ok
Doro: Just that stuff what I have (...) what I (...) from the tour (...)
Yo: Ok, nice to meet you, thank you
(le doy un abrazo)
Doro: Pretty much nice to meet you too
Yo: Ok, I go
Doro: (...)
Yo: Bye
Doro: Bye


¡Y eso fue todo amigos!

PD: Sí, vale, me puse muy pelota, ¡pero era la primera vez que conocía a una estrella del heavy metal, y además era una mujer, había que ser galante!

jueves, 17 de noviembre de 2011

Edguy: 14 de octubre de 2011

Tras el intenso mes de julio metalero un nuevo fin de semana del metal apareció en el horizonte. Viernes Edguy y domingo Doro. La verdad es que el punto álgido estuvo el domingo, pero para eso dedicaré otra entrada, ahora toca hablar de los alemanes cuyo power metal comercial me gusta tanto.

Como suelo decir, son lo que hubieran sido Bon Jovi si hubieran sido más (mucho más) heavys. Digo eso sólo al referirme a sus canciones más comerciales, luego las que son power metal puro y duro evidentemente siempre estarán fuera del alcance del americano y su banda.

En contraste con el último concierto al que fui, acompañantes voluntarios brillaron por su ausencia, así que tuve que convencer a mi novia para acompañarme (comprándole la entrada). Pero por sorpresa un amigo suyo (que ha tenido el privilegio de asistir al festival de Wacken este año) se nos unió en el último momento. Y tan último, ¡le compró la entrada a uno de la cola que iba diciendo que le sobraba una!


El concierto fue en la sala Heineken (anteriormente llamada sala Arena), en la que ya he asistido a varios conciertos (Jorge Salán y Primal Fear básicamente). La verdad es que se formó una cola bastante larga, pero por fortuna mucha gente de la que entra se queda en los laterales porque están elevados, son escalones, así que nos pudimos colocar bastante cerca (por desgracia para mi novia, que es bajita y su visibilidad sufre mucho en los conciertos).

El telón que estaba colocado nos hizo saber quiénes eran los teloneros: Kottak. Jamás había oído nada suyo y su nombre apenas me sonaba de haberlo visto en las letras pequeñas de los carteles de los festivales, y la verdad es que hasta que no me he puesto a escribir esta crónica y he investigado un poco no me he dado cuenta de lo que estaba presenciando. Este grupo es el proyecto en solitario del batería de Scorpions desde 1996, James Kottak. Por eso se tocaron un par de versiones. El caso es que él en principio no se presentó como batería, sino que tocaba la guitarra y cantaba. El estilo del grupo era una especia de punk rock parecido a Green Day (a los de antes, no a lo que hacen ahora). De hecho la banda se describe en su página web como "Cheap Trick meets Green Day on a bad day" (Cheap Trick es otra banda de punk rock americana).

Empezó el propio Kottak como frontman, cantando y con una guitarra. Y la verdad es que no me hizo mucha gracia el grupo con esta formación. Pero a la mitad del show el batería de Scorpions se puso a la percusión, asumiendo la guitarrista Stephany Smith el papel de vocalista durante un par de canciones, y en mi opinión la cosa mejoró bastante. Un detalle que me gustó fue ver por fin un(a) guitarrista profesional con manos pequeñas, y ver que cogía el mástil como yo lo hago. Aunque tampoco supuso un gran consuelo porque no tocó nada complicado que demostrara que se puede ser un gran guitarrista con manos pequeñas (todo este rollo lo digo por mí, porque echo la culpa al tamaño de mis manos a mi escasa calidad guitarrística, que utilizo como excusa ya que ni tengo formación ni dedico demasiado tiempo).


Pero duró poco. Cuando volvió el batería de la formación Kottak se fue un momento al backstage a ponerse unas camisetas para hacer un numerito: primero se quitó una que llevaba que no recuerdo (no sé si una simplemente a rayas rojas y negras con una calavera o una de su grupo) para mostrarnos una de Katy Perry (abucheo general). A continuación se la quitó también para mostrarnos debajo una de Scorpions (súper ovación) y tocaron una versión de Holiday "punk-rockeada". Y finalmente se despojó de ésa también para enseñarnos una de Edguy (súper ovación también).

Para despedirse nos mostró su torso desnudo depilado de 48 años (bastante desagradable de ver por delante con el pantalón muy bajo) plagado de tatuajes. Especialmente llamativo era uno que ponía ROCK & ROLL FOREVER con letras gigantescas que le cubría toda la espalda.


Despedida y a esperar al grupo alemán por el cual estábamos allí.

Tras los tres cuartos de hora de rigor en el que los pipas estuvieron cambiando los instrumentos, la pantalla del fondo del escenario volvió a encenderse con la portada del último disco, The Age of the Joker, unido al apagón de luces de la sala. Instantes después se oyó el imprescindible grito inicial: "Ladies and gentlemen, welcome to the freak show!" y todo el grupo menos Tobias Sammet hizo su apareción en el pequeño escenario mientras Jens Ludwig empezaba el guitarreo de la primera canción: "Nobody's hero". Hasta que no le tocó empezar a cantar Tobi no salió.


A continuación pongo el setlist:

Nobody's Hero
The Arcane Guild
Tears of a Mandrake
Pandora's Box
Rock of Cashel
Lavatory Love Machine
Behind the Gates to Midnight World
Robin Hood
Drum Solo
Ministry of Saints
Superheroes
Vain Glory Opera
Babylon
Hallowed Be Thy Name / The Trooper (un trocito de cada una)
King of Fools

A pesar de que el grupo me encanta, el concierto se me hizo bastante pesado. Y la culpa la tiene el charlatán de Tobi: en cada concierto se pasa más tiempo hablando que cantando. Y a pesar de que habla un inglés muy comprensible, se pasaba tanto tiempo hablando que me terminaba perdiendo porque no era capaz de mantener mi atención tanto tiempo centrada en él. Habló de que los críticos en su última visita a España le pusieron verde por dedicarse a correr por el escenario en lugar de cantar, así que esta vez prometió sólo cantar en lugar de aprovechar el enorme escenario que tenían (irónicamente, claro); habló del tamaño del pene de su ingeniero de luces o de sonido, ya no recuerdo con cuál hizo las bromas del pene y con cuál de drogarse juntos, para luego aclarar que él nunca se ha drogado; nos advirtió de que todo lo que les tirábamos se lo iban a quedar para su colección; nos tuvo más de cinco minutos haciendo la competición de grito de la mitad derecha de la sala contra la mitad izquierda; habló de que la mejor banda de heavy metal es Iron Maiden (a continuación tocaron los fragmentos de las versiones indicadas)... en fin, ¡un cansalmas! Además me parece desagradable que para cantar saque continuamente la lengua (no como hace Gene Simmons de KISS, que lo hace de vez en cuando como coña cuando no está cantando). Para cantar no hace falta sacarla, me parece que queda fatal.



Y para rematar el solo de batería nos hizo polvo también. Eso sí, el citado guitarrista Jens Ludwig me dejó impactado. ¡Es un máquina! Se notaba que iba sobrado. Para mí lo mejor del concierto.

Y no hubo mucha más historia. Sólo un par de anécdotas con dos canciones: Antes de tocar Vain Glory Opera nos dijo que habían copiado esa canción de Europe; y vistos los setlists anteriores yo me esperaba que tocaran Land of the Miracle, pero al llegar a donde se suponía que iba, una vez más Tobi nos dijo que no les gustan las baladas porque son para maricas (entonces ¿por qué las hacen?), que a ellos les gusta el heavy metal y nos hizo votar qué preferíamos, así que terminó ganando (bueno, eso ya sabemos que no es cierto, más bien lo llevaban ya pensado) Babylon, con lo cual tocaron esa en su lugar.


Así que nos despedimos de la sala para volver dos días después a ver a Doro. Debajo dejo los vídeos que grabé:




lunes, 1 de agosto de 2011

Epitaph Tour: Judas Priest + Motörhead + Saxon: 30 de julio de 2011

Hasta siempre, Priest. Y gracias por haber hecho del heavy metal lo que es. Esas son mis palabras de despedida a un grupo que está haciendo la que afirman será su última gira mundial. Aunque por desgracia no nos hemos podido despedir de uno de los miembros fundadores del grupo, el mítico guitarrista K.K. Downing, que decidió abandonar cuando estaban planificando la presente gira, teniendo la banda que buscar un sustituto: el joven Richie Faulkner, de tan sólo 31 años.

A la izquierda el cartel original de la gira a su paso por España y a la derecha el nuevo cartel con la foto de Faulkner en lugar de la de Downing.

El concierto contó con un cartel de lujo: Saxon y Motörhead como escuderos para su paso por España. Por supuesto compré la entrada en cuanto salieron a la venta, a pesar del infame emplazamiento: la maldita Cubierta de Leganés. Es la tercera vez que voy y cada vez salgo más descontento con el sitio. Por muchas razones, pero principalmente el sonido: hay una reverberación fortísima.


Una vez más llevé al extremo mi faceta de estratega. El día anterior al concierto fui a Leganés y dejé el coche aparcado al ladito de la Cubierta con una silla plegable de camping dentro. Por curiosidad me asomé a la puerta y vi a tres personas haciendo ya cola, eso sí que es mérito faltando 22 horas para la apertura de puertas. Al día siguiente llegué sobre las 4 menos cuarto para ponerme a la cola con una botella de agua congelada y con mi silla, que me fue muy útil para entrar descansado. Cuando la cola empezó a moverse, sobre las 6 menos cuarto, dejé la silla de nuevo en el coche junto con la botella con la mitad de su capacidad aún congelada, para tener algo que echarme al gaznate al salir, aunque temiendo que para entonces ya se hubiera convertido en una sopa, puesto que el coche estaba al sol.

Cuando entré la verdad es que me sentí muy tonto por haber estado dos horas haciendo cola. Es totalmente innecesario. La cola en la cubierta se hace rodeando la misma, haciendo un giro de 90º con respecto a la puerta en su origen, con lo cual cualquiera que se acerque por el otro lado puede colarse sin ningún problema. La gente de la cola está tan ansiosa por entrar que cuando llega a la puerta ni se preocupa por controlar a los "colones" (como decíamos en mi cole). Así que en caso de volver (cosa que dudo, a menos que nos ofrezcan un acontecimiento planetario como el de esta ocasión) ya sé lo que tengo que hacer. Para regocijo de mis lectores añado gráfico explicativo.

Leyenda: Amarillo: control de acceso. Verde: la cola. Rojo: lo que hay que hacer para colarse.

Una vez dentro me fui directamente al meollo. Dado el tamaño reducido del lugar, mi única opción era coger un buen sitio desde el principio. A mí no me va lo de atacar en el último momento a base de empujones y codazos (aparte de que mi físico no me lo pone fácil). Puedo defender mi posición pero lo de mejorarla ya es más complicado a no ser que pueda aprovechar el rebufo de alguien más fuerte.

Así que eran las 6:10 y el inicio de Saxon estaba planificado para las 7:15. Qué petardo estar ahí esperando solo, de pie y oyendo todas las conversaciones ajenas (la de estupideces que pueden llegar a decir algunos). Al menos en la cola tenía mi silla y mi agüita fresquita. Y para colmo de males se retrasaron un cuarto de hora. Se me hizo eterno. Pero bueno, todo llega.


SAXON

La verdad es que me sorprendieron gratamente los veteranos ingleses. Ya tuve ocasión de verles en el Kobetasonik de 2008 pero no lo hice por su horario (tocaron de madrugada y yo ya estaba muy cansado). En mi opinión fueron los que mejor sonido lograron y creo que el truco estuvo precisamente en tener el volumen controlado. Al principio la voz estuvo un poco baja pero según avanzó el concierto les consiguieron hacer sonar realmente bien. Éste fue el setlist:

Hammer of the Gods
Heavy Metal Thunder
Never Surrender
Chasing the Bullet
Motorcycle Man
Back in '79
Demon Sweeney Todd
Call to Arms
And the Bands Played On
Crusader
Princess of the Night
Denim and Leather
Wheels of Steel

Biff Byford nos dio varios "speechs", siendo el que más me gustó el previo a la canción And the Bands Played On, en el que dijo que ese tema estaba dedicado al primer festival de heavy metal de la historia, el Monsters of Rock de 1980, que tuvo lugar en Donnington Park y en el que ellos participaron junto a Judas Priest, Rainbow y Scorpions.


También tuvo su momento gracioso cuando dijo "Cojones grandes, España". Una vez terminaron aprovecharon para informarnos de que volverían a nuestro país dentro de unos meses, aunque yo en su página web no he visto fecha alguna.

Os dejo el vídeo que grabé:


MOTÖRHEAD

La espera entre concierto y concierto fue bastante corta afortunadamente. En unos quince minutos el escenario estuvo preparado y el rockero trío tardó poco más en salir. Fieles a su estilo, sin ningún tipo de intro: primero el batería sueco Mikkey Dee, quien nos saludó desde su posición elevada, después Lemmy con su peculiar bajo (la estrechez de su mástil me recordó al de Joey DeMaio, líder de Manowar) y por último el guitarrista Phil Campbell, luciendo sombrero al igual que Lemmy.


Lo primero que hizo Lemmy fue subir el micro, ya que él siempre canta mirando hacia arriba. Y tras decir su famosa frase "We are Motörhead, and we play rock 'n' roll" comenzó a escupir las primeras notas de Iron Fist por su ampli especial, el Murder One, que estaba justo detrás de él. Y entonces todo se convirtió en una batalla. He estado en muchos conciertos, pero este ha sido de los más duros. Sobre todo durante las dos primeras y las tres últimas canciones, ya que son los cinco temas más conocidos que tocaron (y también los más cañeros).

Iron Fist
Stay Clean
Get Back In Line
Metropolis
Over the Top
One Night Stand
The Chase Is Better Than the Catch
The Thousand Names of God
I Know How to Die
In the Name of Tragedy
Going to Brazil
Killed by Death
Ace of Spades
Overkill

Desgraciadamente el sonido de esta banda fue el peor de toda la noche. Si a los hechos de que ya de por sí suelen sonar bastante sucio y la ronca voz de Lemmy es bastante incomprensible en directo sumamos la desafortunada acústica de la plaza, imaginaos.

Cuando estaba acabando Iron Fist pasó por mi lado entre el gentío una chavalilla dirigiéndose a la parte de atrás, que no debía tener más de 15 años, indignadísima, gritando y cagándose en todo el mundo que empujaba. Seguramente éste era su primer concierto, sino no entiendo las quejas. Si te metes en las primeras filas ya sabes lo que te espera.


Me sorprendió el hecho de que se dirigiera a nosotros más veces Phil que Lemmy, y no sé si fue por la acústica del sitio o por su acento, pero del guitarrista galés apenas comprendí una palabra. Lemmy, aparte de algún que otro "muchas gracias", acertó a decir en español un gracioso "Sí, señor".

Quiero destacar especialmente el final. Durante Overkill se apagaron las luces y lo único que nos iluminó fueron focos blancos a ráfagas, creando un ambiente de bombardeo total. Aunque a mí se me cortó un poco el rollo porque tenía pegada una pareja que durante toda la canción se estuvo dando el lote a base de bien. Desde luego no me parece la canción más romática, pero quién sabe, hay gente para todo. Quizás sea "su canción".

Os dejo los dos vídeos que grabé:



JUDAS PRIEST

Por desgracia la espera esta vez fue bastante más larga, aunque tras ver el espectacular escenario que tuvieron que montar lo entiendo. Para mantener la intriga taparon todo con un telón con la palabra EPITAPH.


Y cuando ya estábamos hartos de esperar empezó a sonar por fin War Pigs, el clásico de Black Sabbath que utilizan como intro desde hace años. Por fortuna tuvieron la sensibilidad de cortarla cuando llevaba pocos segundos, hubiera sido muy pesado escucharla entera con lo larga que es y lo cansados que estábamos todos. Y antes de caer el telón sonó Battle Hymn, el corte instrumental incluido en el Painkiller, pero que ni siquiera reconocí por estar el sonido tan mal ecualizado al principio. De hecho apenas reconocí tampoco la primera canción nada más caer el telón, Rapid Fire, hasta que Halford empezó a cantarla. Yo ya conocía previamente todos los setlists del día, pero el sonido estaba tan descontrolado que, como os digo, la primera canción me sonó a barullo total.

Battle Hymn
Rapid Fire
Metal Gods
Heading Out to the Highway
Judas Rising
Starbreaker
Victim of Changes
Never Satisfied
Diamonds and Rust
Dawn of CreationProphecy
Nightcrawler
Turbo Lover
Beyond the Realms of Death
The Sentinel
Blood Red Skies
The Green Manalishi (With the Two Pronged Crown)
Breaking the Law
Painkiller
The HellionElectric Eye
Hell Bent for Leather
You've Got Another Thing Comin'
Living After Midnight

A quien le resulte extraño el setlist que sepa que la lista se elaboró a través del foro de su página web. Se pidió que votáramos una canción de cada disco, y las que más votos sacaran serían las elegidas, amén de las intocables: Metal Gods, The Green Manalishi (With the Two Pronged Crown), Breaking the Law, Painkiller, Electric Eye, Hell Bent for Leather y You've Got Another Thing Comin'.

El escenario, como he dicho antes, era espectacular (foto más abajo). La estructura era similar al de la gira anterior, también compuesto por dos pisos. La batería estaba en todo lo alto y esta vez era accesible desde la parte frontal del escenario por medio unas escaleras, entre cuyos peldaños ocultaba unos potentes focos. Flanqueando la batería estaban los aparatos de pirotecnia, lo que hacía que el segundo piso no fuera habitado por Halford prácticamente nunca. En los laterales había dos chimeneas que estuvieron escupiendo ligeramente humo (durante la segunda mitad surgieron de ellas dos tridentes, simbología del grupo, colgados de cadenas) Y cadenas, muchas cadenas por todas partes, tanto estampadas como de verdad. Como novedad los lásers, que desde el escenario dieron mucho juego, amén de la combinación de telones de fondo con imágenes proyectadas.

Volviendo al tema del sonido, afortunadamente a partir de la mitad de Rapid Fire la cosa se fue arreglando, aunque creo que tocaron con el volumen demasiado alto, lo cual les perjudicó dada la acústica tan infame. Y tocando un tema polémico, creo que Richie Faulkner estuvo a la altura de las circunstancias dado semejante marrón, teniendo incluso momentos de gloria. Está claro que todo el mundo preferiría que K.K. Downing hubiera estado donde debía, pero si se echó atrás a mí me parece muy bien que buscaran un sustituto. ¿O hubiera sido mejor cancelar la última gira mundial?


Sobre el resto del grupo qué puedo decir. Sublimes como siempre. Ian en su rincón bailando con su bajo; Scott, negándose a quedar en segundo plano como la mayoría de baterías, daba espectáculo haciendo malabares con las baquetas; Glenn volvió a dar rienda suelta a su virtuosismo y Rob estuvo muy bien, en su papel de frontman cambiando de vestuario en cada canción, aunque sin duda es el que va más forzado. Tiene que ser duro tener que estar a la altura de las cosas que hiciste cuando eras joven con un instrumento que se biodegrada con los años. A la gente que le critica sin piedad debe tener en cuenta que una garganta privilegiada como la suya también se desgasta, no es como una guitarra. Bastante hace forzándose al límite y dando el máximo, a pesar de modificar ligeramente ciertas canciones para estar más cómodo.

Y hablando de modificar, hubo ciertos detalles que no me terminaron de gustar. Por ejemplo, el hecho de tocar la primera mitad de Diamonds and Rust en acústico, en mi opinión, le quitó la gracia a la canción. Turbo Lover me sonó bastante extraña, gran parte del atractivo de la canción son los efectos tan particulares que tiene pero apenas pude apreciarlos. Y a pesar de ser dos temas muy aclamados por la crítica, a mí Victim of Changes y Never Satisfied me dejan frío. No sé por qué pero no me transmiten la fuerza que tiene el grupo. Y dicho sea de paso, no me termina de convencer prácticamente ninguna balada de los Judas, personalmente creo que no son lo suyo (como Angel o Death, que ya he oído en directo en las ocasiones anteriores).

El espectacular final de You've Got Another Thing Comin', en el que los lásers y las lenguas de fuego funcionaron a toda potencia. En el centro del escenario está la moto que sacó Rob para interpretar Hell Bent for Leather justo antes como es habitual, y a él puede vérsele en la parte izquierda un poco borroso ataviado con una bandera de España

Pero bueno, por lo demás, genial. Me encantó poder escuchar temas que no había oído antes en directo que me gustan, como Heading Out to the Highway, Starbreaker, Nightcrawler, Judas Rising o Blood Red Skies; y también poder disfrutar por última vez (aunque quizás me pegue algún viajecito para volver a verles si se tercia, quién sabe) de los clásicos Breaking the Law (aunque Halford nos dejó cantarla entera), Living after Midnight, Painkiller o Electric Eye. Me lo pasé como un enano y me enorgullezco de haber estado en un acontecimiento histórico como es la última gira mundial de Judas Priest, a pesar de la acústica, del calor (durante la segunda mitad del concierto cerraron la cúpula, justo cuando empezaba a entrar un viento que nos estaba refrescando de lo lindo) y de las batallas campales.

Dejo los vídeos que grabé, no eligiendo esta vez los "temazos" puesto que los tengo ya grabados de la última vez:






Y tras el protocolario reparto de toallas, baquetas y púas (Glenn incluso bajó al foso a dar la mano y entregar púas personalmente a la gente de la primera fila) se despidieron de una ciudad que lo más probable es que no vuelvan a pisar (al menos sus escenarios).

Terminado el espectáculo tocaba volver a casa, y ahí es cuando más agradecí mi faceta de estratega. Salí un poco mareado fruto del cansancio, el calor y la deshidratación, pero como el agua que tenía en el coche tenía una temperatura bastante aceptable me sentó de maravilla. Y en media horita ya estaba cómodamente en casa.

viernes, 22 de julio de 2011

Sonisphere Festival 2011: 16 de julio de 2011

Segundo Sonisphere al que acudo y mismo recinto que el año pasado, Getafe Open Air, o, mejor dicho, descampado polvoriento. Este año la organización anunció que colocaría césped artificial para evitar el polvo, pero pusieron poco y mal, sólo en la zona este, cuando el viento venía del oeste, con lo cual hubo también mucho polvo. Aunque sólo el levantado por el viento porque el único escenario fue colocado en una zona asfaltada, evitando las polvaredas levantadas por nuestros pies.

Pero lo peor del festival vino antes, un par de semanas aproximadamente. Comenzaré por mostrar el cartel inicialmente anunciado y el definitivo juntos, para ver si vosotros solitos os dais cuenta de la enorme diferencia:


Para los poco avispados: ¡¡¡ALICE COOPER SE CAÍA DEL CARTEL!!! Por lo que dijeron se debió a que sus fechas en Europa se acabaron el día 9 de julio y como le costaba mucho retener a todo su séquito tantos días inactivo decidió renunciar al festival. Maldición. Es uno de los pocos míticos que me faltan por ver.

Pero bueno, no me quedaba otra que aguantarme. Afortunadamente fue un finde de heavy metal absoluto. Primero nuestro primer concierto (lo que conllevó perdernos la primera jornada del festival a pesar de tener el abono para todo el festival, como ya expliqué en el post anterior) y después a ver a Iron Maiden y Twisted Sister todos juntos. ¿Quiénes? Pues mi grupo N.U.L.L. al completo. Bueno, casi, porque nuestro compañero guitarrista Roger rechazó acudir al concierto arguyendo motivos económicos. Pero cuando el destino quiere que un grupo se despida por todo lo alto, nada puede oponerse y se producen milagros.


Entramos sobre las 6 de la tarde, justo cuando Apocalyptica acababa de empezar. Yo trataba de tirar de mis amigos hacia el escenario metiéndoles prisa para poder ver a los violonchelistas lo máximo posible, pero entonces tuvo lugar la siguiente conversación entre Álex y Antonio:

- Álex, dame mi entrada, que me la quiero guardar.
- Yo no la tengo.
- ¿Cómo que no? Si te la he dado al montarnos al coche.
- Coño, es verdad, no me acordaba.
- Un momento... si tienes mi entrada guardada... ¿¿cómo he entrado??
- Pues no sé, pero yo sólo le he enseñado al tío la mía.
- Joder, el de la puerta me ha debido dejar pasar por lo decidido que iba, no ha podido creerse que en su puta cara me estuviera colando jajaja. O sea que... ¡¡tenemos una entrada entera!!
- ¿Llamamos a algún colega?
- ¡A Roger!

Dicho y hecho, Roger fue avisado y se vino cagando leches. Eso sí, tardó una hora y media en transporte público, que este sitio está perdido en el culo del mundo. Y mientras le esperábamos estuvimos viendo las últimas canciones de Apocalyptica (reconociendo únicamente las versiones de Metallica) y cuando acabaron nos adentramos todo lo que pudimos en la marabunta frente al escenario para ver a Dream Theater e ir cogiendo un buen sitio para Maiden.


Pongo también el vídeo que grabé de lejos:



DREAM THEATER:

De Dream Theater qué puedo decir... que son unos máquinas pero que su música me deja frío. Tienen tanta formación y virtuosismo que su música resulta extremadamente compleja. Demasiado para mi atrofiado cerebro, supongo. No tienen nada pegadizo. Yo lo denomino música de ambiente muy elaborada. Les he intentado escuchar varias veces pero no me llegan, me aburren, y en concierto más o menos igual. Simplemente es más entretenido porque les estás viendo y por las pantallas gigantes puedes apreciar lo buenos que son haciendo todas esas cosas tan difíciles. No voy a poner la lista de canciones que tocaron porque ni siquiera me importa.



IRON MAIDEN:

En el intermedio entre Dream Theater y Maiden justo llegó Roger, así que ya estábamos todos juntos listos para recibir una ración de heavy metal de altísima calidad. La lista de canciones permaneció invariable durante toda la gira, así que ya sabíamos lo que nos esperaba, a pesar de lo cual la ilusión no disminuía ni un ápice. El horario fue ajustado para que los británicos aparecieran en escena justo cuando el sol dejara de dar contra el escenario, a las 9:15 de la tarde. Y tras sonar Doctor Doctor de U.F.O. a modo de aviso, dio comienzo el espectáculo cayendo un semi-telón que nos dejaba ver el escenario de dos pisos decorado como si de una nave espacial se tratase. Dejo aquí su setlist, repetido durante toda la gira, siendo esta la última fecha de la misma:

Satellite 15... The Final Frontier
El Dorado
2 Minutes to Midnight
The Talisman
Coming Home
Dance of Death
The Trooper
The Wicker Man
Blood Brothers
When Wild Wind Blows
The Evil That Men Do
Fear of the Dark
Iron Maiden
The Number of the Beast
Hallowed Be Thy Name
Running Free

La verdad es que me parece un setlist bastante acertado para la que es una gira de promoción de un disco. Con 5 temas nuevos, ventilándoselos casi todos al principio, y el resto prácticamente compuesto de grandes éxitos (aunque bien es cierto que tres de los temas nuevos aburrieron bastante a la gente, obligando a Dickinson a decir "Vamos cojones" para animarnos). Mucha gente critica que no toquen más temas clásicos, pero esa es la prueba de que Maiden no quiere dar la impresión de ser un grupo que se ha convertido en una vieja gloria que ha quedado sólo para tocar sus grandes éxitos sino que siguen en activo al 100%, sacando material nuevo y queriéndolo compartir con su público en los conciertos.

Satellite 15... al no ser una canción al uso la utilizan como intro mientras por las pantallas gigantes muestran imágenes de naves espaciales, galaxias y la cara de Dickinson distorsionada cantando esos extraños versos. Justo antes de que terminara apareció Nicko McBrain caminando tranquilamente (descalzo, como siempre) desde un lateral hacia su batería portando las baquetas, una botella de agua y una toalla mientras saludaba, lo que nos sumó un punto más de excitación. Y en cuanto acabó Satellite 15... aparecieron en escena el trío de guitarristas y el bajista líder de la formación tocando The Final Frontier, saliendo por último el hiper-activo Bruce Dickinson corriendo y dando su salto característico cuando le toca empezar a cantar.


Tras las dos primeras canciones el fondo estrellado del escenario empezó a ser cubierto por los típicos telones estampados con imágenes que anuncian la canción que va a empezar (sólo conozco otro grupo que haga lo mismo, los Judas Priest). En líneas generales no hubo ninguna sorpresa ni nada fuera de guión, fue un concierto de Maiden al uso. Steve Harris moviéndose de vez en cuando por el escenario y "disparando" a la gente con su bajo, McBrain completamente invisible tras su enorme batería empotrada entre las paredes que forman el segundo piso del escenario (si no fuera por la cámara que le enfoca desde arriba nadie sabría que sigue ahí), el trío de guitarristas, cada uno en su sitio habitual, y, como ya he dicho, Dickinson sin parar quieto (es todo un atleta porque sin parar de correr y cantar nunca se le oye jadear). Entre los tres guitarristas hay que destacar el papel de Janick Gers, siendo siempre el más activo moviéndose y bailando por su parcela del escenario (supongo que por eso ha terminado haciéndose dueño y señor de un lateral completo) y tocando la guitarra con su peculiar estilo, nunca en la postura normal (o la suspende en el aire mientras toca o la hace apuntar hacia el suelo).


Aunque realmente sí que hubo novedades: los nuevos diseños de la mascota Eddie, adaptada a las imágenes del nuevo disco. Y la verdad es que los resultados fueron espectaculares. Durante The Evil that Men Do salió el Eddie que anda a darse un garbeo por el escenario y jugar con Gers (el único que le hace caso) pero esta vez hasta le pusieron una guitarra haciendo ver que tocaba con el grupo. Y durante la canción Iron Maiden emergió de detrás del escenario una cabeza de Eddie gigante con manos incluidas impresionante. Las imágenes hablan por sí solas.


Dickinson tuvo su momento particular de complicidad con el público (aparte de los típicos "Scream for me, Madrid") cuando nos pidió que sacáramos banderas y empezó a nombrar todas las que veía. Me llamó la atención que no nombrara la de Portugal, que vi incluso repetida (¿No la reconoció, o tal vez un guiño por su pertenencia al partido conservador británico, haciendo un feo a los portugueses por su crisis económica que está lastrando a Europa? No olvidemos que de Inglaterra viene el témino PIGS para referirse a los cuatro países más pobres de la unión, Portugal, Irlanda, Grecia y España). El caso es que durante The Trooper rompió sin querer una de las banderas de Gran Bretaña que suele blandir.

Hay mucha gente que les critica por ser estáticos y tener poca complicidad con el público, cosa que no comparto. Dickinson y Gers no paran de moverse y animar al público, Harris hace de las suyas con su bajo-ametralladora, Dave Murray suele poner caras y señalar lo que le hace gracia y McBrain siempre hace alguna payasada a la cámara que tiene sobre su cabeza. El más estático de todos es Adrian Smith, que está a lo suyo. Quienes les critican se nota que nunca han estado en un concierto de Rammstein, el grupo grande más frío sobre el escenario que he visto nunca porque excepto su teclista, el resto no hace ni un gesto, ni siquiera el cantante suele dirigir ni una palabra a los espectadores.

Ya para terminar con Maiden dejo los vídeos que grabé, que debido a la batalla campal que fue el concierto no son tan buenos como en otras ocasiones:







Una vez acabó todo fuimos a la barra a hidratarnos pero por desgracia la batalla campal que fue el concierto no terminó. Tuvimos que vérnoslas y deseárnoslas para conseguir líquido, puesto que las dos barras estaban abarrotadas y para colmo se había acabado el agua hacía ya rato. Así que nada más conseguir bebida nos acercamos a ver de lejos el concierto de los míticos Twisted Sister porque nuestros cuerpos ya no daban para más.

TWISTED SISTER:

Este concierto puede resumirse en una frase: una lección de cómo meterse al público en el bolsillo en una hora. El escenario seguramente fue el más simple de todo el festival: únicamente el telón con su logo y un montón de pantallas Marshall (igual que Slayer en Mérida en 2008). El resto de grupos también tuvieron sólo eso, pero se aprovechaban indirectamente de las partes del decorado de Maiden que ya estaba colocado, cuando a los Twisted Sister se lo retiraron también. A modo de intro sonó el clásico It's a Long Way to the Top de AC/DC. Y dio comienzo el espectáculo. Empezaré por poner su setlist:

What You Don't Know (Sure Can Hurt You)
The Kids Are Back
Stay Hungry
Shoot 'em Down
You Can't Stop Rock 'n' Roll
The Fire Still Burns
We're Not Gonna Take It
The Price
Burn in Hell
I Wanna Rock
Come Out and Play
S.M.F.

Menudo derroche de carisma y vitalidad de Dee Sneider, quién diría que tiene 56 años. Ondeó su ondulada melena rubia por el escenario como si siguiéramos en los 80. Sin duda fue el que más vivió el concierto, continuamente moviéndose de un lado para otro, diciendo sin parar que éramos todos unos "sick mother fuckers", arrastrándose por el suelo y bailando con su pie de micro (un palo rosa que no tenía mucha estabilidad porque se cayó al suelo en todas las canciones). Entre canción y canción no paró de hablarnos y siempre lograba arrancarnos calurosas ovaciones. Y por supuesto con una calidad vocal que muchos quisieran seguir conservando. Eso sí, en las partes en las que no le tocaba cantar siempre se iba detrás del escenario, quién sabe si a consumir algo que le mantuviera "on fire".


El resto del grupo estuvo correcto, aunque sin llegar a los niveles de Sneider (misión imposible tocando un instrumento). A los que peor les han sentado los años son a Mark Mendoza (apodado "The Animal" por algo) y a A.J., bajista y batería respectivamente, pues estaban muy gordos. Sorprendía ver a Mendoza aporrear el bajo en lugar de tocarlo, aunque como lo hacía mientras bailoteaba, pues quedaba bien. Jay Jay también nos dio un "speech" en el que nos contó que este año sólo iban a dar 15 conciertos y que habían elegido España, y concretamente Madrid para dar uno de ellos (súper ovación evidentemente). Y Eddie Ojeda (siempre con sus míticas guitarras decoradas con círculos concéntricos), al ser supongo de origen hispano, ayudó a Sneider a decir alguna cosa en español. Por ejemplo cuando versionaron We're Not Gonna Take It con la letra alternativa que dijo habíamos creado en España años atrás: "Huevos con aceite". Evidentemente con eso estalló la histeria y nos ganó para siempre. El otro punto fuerte fue cuando Dee nos ofreció cambiar I Wanna Rock por I Wanna Fuck, según prefiriéramos, y al ver que todos decíamos "fuck" dijo que ellos también lo preferían, pero que como no podían... aunque añadió que por poder sí podían, pero que quedaría raro, jeje (está todo en el segundo vídeo, más abajo).


Antes de la última canción no dejó pasar la oportunidad de quejarse por el poco tiempo que les dejaron para tocar aunque añadió que esto siempre pasa en los festivales.

A continuación dejo el par de vídeos que grabé:



Y eso fue todo, cuando terminaron se inició el éxodo. Muy poquitos se quedaron a ver a los dos últimos grupos (Uriah Heep y Lacuna Coil). Acompañamos a Roger a la parada del autobús y los otros cinco nos volvimos en coche a casita molidos, polvorientos, afónicos, medio deshidratados pero felices.

martes, 19 de julio de 2011

Primer concierto de N.U.L.L.: 15 de junio de 2011

Por fin. POR FIN. Fueron las palabras más repetidas en nuestras cabezas los días previos al concierto. Y entendamos por concierto tocar delante de varias personas en un recinto. El hecho de que esas personas fueran amigos y familiares y que el recinto fuera el jardín de la casa de los padres de nuestro batería no desvirtúa el evento, ¿no?

Llevábamos mucho tiempo planteándonos el dar un conciertillo en alguna sala, muchísimo. Pero entre unas cosas y otras al final nunca nos decidíamos (por pereza principalmente). Teníamos que conseguir amplis para guitarra (yo cuento con uno de 30W y siempre hemos pensado que no sería lo suficientemente potente, pero nos equivocamos), hablar con una sala para poner fecha, conseguir ensayar un número de veces seguidas suficiente como para afinar un setlist... Total, que nunca parecía un buen momento.

Y al final, como tantas veces pasa en esta vida, hay cosas que sólo te decides a hacer cuando te ves con el agua al cuello. Aunque esto no fue al 100% así, todo tuvo que ver con todo. Me explico. Nuestras ansias de dar un concierto habían aumentado mucho desde hacía unos meses, y Borja nos propuso como solución fácil el plan del jardín de sus padres, donde él ya había tocado en alguna ocasión hace años con su anterior grupo. La conversación fue muy graciosa porque le preguntamos que si a sus padres les parecería bien, a lo que nos contestó que cuando se lo preguntó a su padre le desafío a hacerlo señalando su escasez de genitales masculinos. Y como fecha propuso su cumpleaños, a principios de agosto. Durante unos días estuvimos moviendo la fecha adelante y atrás buscando un día en el que coincidiéramos todos porque nuestras ausencias por vacaciones siempre parecían hacer imposible la ecuación. Y hete aquí que Álex, nuestro punkuta bajista, nos dio una noticia bomba que cambiaba irremediablemente la historia de N.U.L.L.: se iba a vivir a Londres de manera inminente porque había conseguido un trabajo que mejoraba con creces el suyo actual aquí. Así que si queríamos dar el concierto tendría que ser antes del 25 de julio.

La urgencia fue máxima y nos vimos obligados a hacer un esfuerzo para poder dar el concierto: sacrificar la primera jornada del festival Sonisphere para el cual varios de nosotros ya teníamos la entrada comprada. Era la única fecha en la que todos coincidiríamos en Madrid. Así que adiós a ver a Slash y a la rubia gritona con voz satánica de Arch Enemy. Pero la ocasión merecía la pena, teníamos que despedir la actual formación por todo lo alto.

Tomadas las decisiones, elaboramos un setlist con todas las canciones que nos sabíamos y las practicamos en dos ensayos que tuvieron lugar las dos semanas previas al concierto (5 horas en total), hecho sin precedentes en nuestra historia.

Para el resto de la logística sobretodo Borja se hizo cargo. Consiguió que le prestaran un equipo de voces y dos amplis de guitarra, a los que sumamos el mío para asegurarnos un buen sonido puesto que los tres resultaron ser más o menos del mismo tamaño y potencia. Por mi parte me encargué de encargar las camisetas con el logo del grupo.


Y por fin llegó el gran día. Aunque no empezó de la mejor manera posible porque Borja nos avisó de que no había podido conseguir micros, con lo que teníamos que alquilar dos en tiempo récord entre que salíamos del curro e íbamos hacia el enclave. Localizamos un negocio que se dedica a esos menesteres por el norte de Madrid y tras casi una hora de trámites (nos parece increíble que se tenga que hacer tanta burocracia para un triste par de micrófonos) ya teníamos el equipo completo. Así que nos pusimos en camino.

Al llegar Antonio y yo el resto ya estaba allí esperándonos y su parte del equipo montado, así que en pocos minutos estuvo todo listo. Una rápida prueba de sonido, bañito en la piscina para refrescarse y al tema. Pero cuando íbamos a empezar nos dimos cuenta de que no habíamos traido ningún setlist imprimido, así que Antonio tuvo que hacer uso de su memoria e irnos avisando en cada pausa de qué canción venía a continuación (pero todo de manera muy profesional, por supuesto). Aquí están:

Intro: Conan the Barbarian main theme
1 - Fuet (versión de Fuel de Metallica)
2 - Quiénes son Éstos (versión de For Whom the Bell Tolls de Metallica)
3 - Piénsatelo (versión de Breaking the Law de Judas Priest)
4 - Frío Polar (versión de Fear of the Dark de Iron Maiden)
5 - Entre Barras (versión de Enter Sandman de Metallica)
6 - Dile que Sí (versión de Ain't my Bitch de Metallica)
7 - Whisky en mi Jarro (versión de Whiskey in the Jar de Metallica)
8 - Abre Raquel (versión de Highway to Hell de AC/DC)
9 - Espíritus Jóvenes (versión de Smells Like Teen Spirit de Nirvana)
10 - El Roce de tu Cuerpo (de Platero y Tú)
Bises:
11 - No me Dejes por Favor (versión de Knockin' on Heaven's Door de Guns N' Roses)
12 - Maneras de Vivir (de Leño)
13 - Iron Man (versión de If You Want Blood (You've Got It) de AC/DC)
14 - Himno de Altraneame (versión de Bro Hymn de Pennywise)
15 - El Día del Padre (versión de You Gotta Fight for Your Right (to Party) de Beastie Boys)
16 - Oso Panda (de Lehendakaris Muertos)
17 - Sitio en Madrid (versión de Seek and Destroy de Metallica)
18 - Maldito Sea tu Nombre (de Ángeles del Infierno)


Puesto que una imagen vale más que mil palabras, y si son vídeos aún más, también os dejo el concierto completo grabado (gracias a Sergi).



















La última canción la llevamos con alfileres puesto que se suponía que Antonio, que se ha sentado a la batería 3 veces en su vida, tenía que tocarla como buenamente pudiera mientras Borja cantaba. Y afortunadamente Borja se quedó sin voz a media canción y paramos de tocar, porque la cinta se acabó pocos segundos después y nos hubiéramos quedado sin el concierto completo grabado jejeje.



A título personal he de hacer bastante autocrítica porque metí la gamba unas pocas de veces, pero qué se le va a hacer si soy un paquete. Por fortuna no me dedico a ésto, es sólo un hobby. Pero cuando se me pasó el mal sabor de boca por los fallos llegó la alegría de haber podido compartir un momento tan especial con mucha gente importante.



¡Un abrazo a mis compañeros de N.U.L.L. y a los que vinisteis a vernos! Te echaremos de menos Álex, mucha suerte en tu andadura británica.